Translate

sábado, 22 de marzo de 2014

Por esos días en los que pasa algo que nos deja el alma hecha añicos


 Fuerte y constante, ya no sabes si es la cabeza o es el corazón, la irrealidad te abraza con un manto frío, te quita el hambre y hasta las ganas de vivir. Según que manto te arrope la tristeza se cuela hasta los huesos empapándote de lágrimas el alma; lágrimas que desbordan y que parece que no te van a dejar continuar seguir viviendo. O puede ser que ese manto se te enrede en el pelo, te cubra la cabeza, te nuble la vista y solo puedes repetir que no puede ser verdad.

 A todos, seguro! nos ha pasado algo, nos ha dejado alguien y no podemos evitar sentir cómo se desgarra el alma, poco a poco causando un dolor espantoso; porque da igual que la gente te sople al oido palabras de aliento, porque dan igual los abrazos, los besos... no lo puedes evitar, te sientes solo, abandonado, indefenso...

 Y así pasan los días, y me pregunto por qué no he muerto si la pena se ha colado en mi alma y la atormenta y la araña... indiferencia, demasiada tristeza para aceptarla, aunque de vez en cuando siento como mis mejillas se humedecen, mis ojos se nublan y aparecen las lágrimas...

 Tal vez con el tiempo y el consuelo de saber que hay más gente que llora lo mismo, te permite avanzar, un día, otro, parece mentira que todo siga...

 Yo no puedo daros consejo porque cada uno avanza con la pena de una manera diferente, yo solo vivo con el recuerdo, me ilusiono con el recuerdo, porque sé que me anima, porque sé que me cuida, porque sé que le siento día a día orgulloso de que aunque sin él, aunque sin ellos... siga.

 Les siento a mi alrededos, su cariño, su amor, y no puedo evitar sonreirles, y no puedo evitar seguir por ellos, porque no soportaría verles tristes. Asique no tiro la toalla, avanzo con paso firme porque no ha terminado la batalla y mientras pueda defenderá su legado y protegeré la estirpe.

 Por todos los que estais tristes, la lucha no ha terminado y lo que defendeis es todo lo que dejaron los seres a los que queríais, así que ánimo, poco a poco arriba con la rabia que da el no poder soportar que ya no esten. Lanzaros a la lucha y pelead con saña porque ellos os observan, os ayudan, os cuidan... y si cierras los ojos puedes sentir la calidez y como te abrazan.

 En el viento podeis sentir su aliento susurrando con cariño palabras de amor y de aliento.
 Sigue, continúa y recuerda con cariño a todos los que nos dejan para que no se entristezcan.

 Un beso para todos y perdonad lo melancólico de esta entrada, pero ha sido lo que ha tocado esta semana.